miércoles 29 de mayo de 2024 05:13:39

EL DESPLOME DE LOS SUELDOS LLEGÓ A UN RECORD EN EL ARRANQUE DE MILEI, PERO HAY UN DATO ALENTADOR

El promedio de los sueldos de los puestos de trabajo en el sector privado se redujo un 11% mensual en términos reales en el último mes del año; el Gobierno afirman que crecieron en enero

Los un número que impacta. En diciembre pasado, el mes de la devaluación y el sinceramiento de los precios encarados por el entrante gobierno de Javier Milei, el salario promedio –también la mediana– del sector privado formal (el empleo de calidad) registró la caída más significativa en 29 años.

Sin embargo, y pese a algunos números que parecían mostrar un escenario de profundización de ese ajuste también en 2024, en enero, el avance de algunas negociaciones colectivas habría logrado amortiguar esa fuerte caída de los sueldos de fines del año pasado, según los propios números oficiales.

Ese es el escenario que dejó trascender el último informe del Panorama Mensual del Trabajo Registrado. Ese cálculo se basa en los números del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) y es procesado por el Ministerio de Capital Humano que dirige Sandra Petovello.

“La aceleración inflacionaria verificada en diciembre de 2023 dio lugar a una sensible contracción del poder adquisitivo de los salarios del empleo asalariado registrado en empresas privadas”, estimó el documento oficial. Según la información del SIPA, en diciembre, la media y la mediana de los salarios brutos de los puestos de trabajo formales privados se redujo en la comparación mensual alrededor de un 11% en términos reales (contemplando la inflación, que fue de 25,5%).

“Esta caída porcentual intermensual es la mayor en los 29 años en que se extiende la serie estadística salarial elaborada a partir de los registros administrativos del SIPA. Para identificar la segunda contracción más relevante es necesario retrotraerse hasta abril de 2002, cuando se verificó una reducción del 8,3% (considerando la media salarial)”, precisó el informe.

La remuneración mediana con estacionalidad de diciembre pasado llegó a los $651.242. La remuneración promedio, a $842.393. Se trata de la remuneración bruta –previa a las deducciones por cargas sociales– declarada por la empresa para cada mes. Incluye adicionales de periodicidad no mensual, horas extra, viáticos, sueldo anual complementario (medio aguinaldo) y bonificación por vacaciones.

Varios especialistas indicaron que tomando la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ripte), esa tendencia de los salarios privados se había profundizado en enero, cuando mostró una retracción de 5%. “Sin embargo, la reactivación de la negociación colectiva frente a la aceleración de la inflación consigue amortiguar este escenario de reducción de salarios reales”, estimaron en el Ministerio de Capital Humano.

Allí indicaron que en enero, la variación intermensual del promedio de los salarios conformados –se considera salario conformado de convenio al salario básico más los adicionales de convenio habituales, como presentismo y antigüedad, y las sumas fijas de carácter permanente (remunerativas o no remunerativas)– de los principales 27 Convenios Colectivos de Trabajo (CCT) del sector privado alcanzó al 24,3%. Según el Gobierno, esta tasa de crecimiento nominal de los salarios se mantuvo “levemente por debajo” de la inflación mensual de diciembre (25,5%), pero permitió que la variación mensual del salario de convenio pase de 11% en diciembre a 24,4% en enero (13,4 puntos adicionales en un mes).

“En enero de 2024, la inflación se desacelera (alcanza al 20,6%) y como los aumentos salariales de dicho mes tomaron como referencia la inflación verificada en diciembre (más elevada que la de enero), la variación intermensual del promedio de los salarios de convenio se incrementó en mayor medida que el incremento del nivel de precios. En efecto, en enero de 2024, el poder adquisitivo del promedio de los salarios conformados de convenio se incrementó un 3%, con respecto al mes anterior”, afirmaron desde el oficialismo.

“Considerando la dinámica actual de la negociación colectiva, la continuidad del proceso de recuperación de la capacidad de compra de los salarios dependerá, fundamentalmente, de la consolidación de la desaceleración inflacionaria en los próximos meses”, indicaron los expertos.

De acuerdo al informe que se conoció este lunes, el conjunto del trabajo registrado –incluyendo al empleo público, al trabajo de casas particulares y al trabajo independiente encuadrado en el régimen monotributista y autónomo– se mantuvo sin modificaciones entre noviembre y diciembre de 2023.

“Este escenario de estabilidad es el resultado de la contracción observada en el trabajo autónomo (una caída de 1,3%), el empleo en casas particulares (-0,3%) y el empleo asalariado privado (-0,1%) y el monotributo social (-0,7%), y de la expansión en el trabajo encuadrado en el régimen del monotributo (0,6%) y en el empleo público (0,2%)”, trascendió de los datos del SIPA.

En enero, la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL), mostró que el nivel de empleo privado registrado en empresas de más de 10 personas ocupadas del total de los aglomerados urbanos relevados presentó una contracción de 0,1% con relación a diciembre. En términos interanuales, el nivel de empleo asalariado registrado mantiene un alza de 0,6%.

“En enero de 2024 se produjo un comportamiento que contrasta con la dinámica de los meses de enero de años previos, cuando se registraron variaciones mensuales positivas”, explicaron en la Secretaria de Trabajo, Empleo y Seguridad Social del Ministerio de Capital Humano.

El impacto del ajuste
En 2023, los sueldos –según el índice Salarios del Indec– tuvieron un año malo. Los trabajadores públicos habían mostrado, según el Indec, una caída real de 20,2%; los privados, una del 14,7%, y los trabajadores informales, una del 31%. Vale aclara que la estadística del Indec tienen una demora en la carga de cinco meses para estos últimos, por lo que se estima que los incrementos salariales de este último segmento fue mayor.

Pero el ajuste tiene una historia más larga. Según el Iaraf, en los 72 meses que transcurrieron entre enero de 2018 y diciembre de 2023, los trabajadores privados formales perdieron el equivalente a 10,5 sueldos; los públicos, a 12,4 sueldos y los informales, a 19,1 sueldos.

Una encuesta de SEL Consultores de fines de febrero, indicó que las empresas privadas prevén aumentos de salarios para este año entre 195% y 197% para personal fuera y dentro de convenio respectivamente. Se trata de aumentos por debajo de la previsión de inflación que las consultoras tienen para este año.

El ajuste sobre los salarios –y también las jubilaciones– ya produjo una baja en el consumo masivo, que en el primer bimestre cayó 3,9%. El miércoles además se conocerá el dato de pobreza de fin de año: se espera que 2023 haya cerrado con más pobres.