martes 28 de mayo de 2024 17:50:37

MUCHA TENSIÓN EN EL CENTRO DE BUENOS AIRES PIQUETEROS Y MOVIMIENTOS SOCIALES PROTESTAN FRENTE AL MINISTERIO DE CAPITAL HUMANO

La protesta se realiza alrededor de la cartera que conduce Sandra Pettovello. Las organizaciones solicitan alimentos y aumento en los planes sociales

Desde las 10 de la mañana, organizaciones sociales, de izquierda e independientes llevan adelante una nueva jornada de protesta “con 500 cortes” de rutas en todo el país y en los principales accesos a la ciudad de Buenos Aires, en reclamo de asistencia alimentaria para comedores y merenderos comunitarios. También, los cortes se realizan sobre rutas nacionales en un abierto desafío al Protocolo Antipiquetes de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Se trata de la primera medida contra el gobierno de Javier Milei en la que las organizaciones sociales nucleadas en la Unión Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) y la Unidad Piquetera, decidieron “unirse” para “enfrentar hasta derribar el plan de ajuste” de Javier Milei.

Una de las concentraciones se realiza frente al Ministerio de Capital Humano, a cargo de Sandra Pettovello, donde minutos después de las 10:30 se registró un momento de tensión entre los manifestantes y los efectivos policiales. En los distintos puntos de concentración hay una importante presencia de efectivos de la Gendarmería Nacional, con camionetas y motos.

“Estamos en la mitad de la avenida. Pueden pasar los autos, como pueden ver. Estamos defendiendo el derecho a la manifestación. No vamos a abandonar ese derecho. Quiero ver cuál es el juez, el fiscal que está ordenando este operativo. Que dé la cara, porque han ido un montón de operativos y no hay jueces que digan qué es lo que está pasando acá”, expresó Eduardo Belliboni, líder del Polo Obrero, respecto al protocolo de seguridad puesto en marcha esta mañana.

“La jornada es una movilización alrededor de la señora Pettovello, para que nos explique por qué le cortó la comida a 45.000 comedores populares”, agregó.

Bajo la consigna “La Emergencia Alimentaria no puede esperar más. Basta de ajuste!”, la jornada de protesta fue convocada con el objetivo de reclamar “asistencia para comedores comunitarios” y en rechazo al “congelamiento de los salarios” y de los montos en los planes Potenciar Trabajo. Las marchas comenzaron a las 9:30 en varios puntos del país. Sin embargo, el punto principal de la convocatoria es el edificio ubicado en Juncal y Carlos Pellegrini, en el barrio porteño de Recoleta.

Además, en la provincia de Buenos Aires, las protestas se están llevando a cabo en la rotonda de Lavallol en Esteban Echeverría; en el cruce de la Ruta 197 y la Autopista Panamericana en Tigre; en las puertas del shopping Plaza Oeste, en La Plata; y en la intersección de la Ruta 4 y la Ruta 8.

“Vamos a hacer una manifestación pacífica. Ninguno de nosotros tiene la cara tapada, acá no hay agresiones de parte de los manifestantes. Y si hay agresiones, va a venir de las fuerzas de seguridad, que son las que han reprimido cada manifestación”, detalló Belliboni.

Las organizaciones sociales nucleadas en la Unión Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) y la Unidad Piquetera, decidieron “unirse para “enfrentar hasta derribar el plan de ajuste” de Javier Milei.

La muestra de unidad entre las organizaciones sociales de izquierda, como el Polo Obrero, fue interpretada en la Casa Rosada como una señal política clara de los sectores opositores más radicalizados que convergen en varios puntos: la falta de alimentos en los 44 mil comedores populares que no reciben asistencia desde noviembre de 2023; el avance en algunas auditorías de programas sociales que han manejado dirigentes sociales durante la administración de Alberto Fernández, como el Potenciar Trabajo, que, desde la Secretaría de Economía Social administraba Emilio Pérsico, líder del Movimiento Evita; y terminar con el enganche de los programas sociales, como el Potenciar Trabajo con el Salario Mínimo Vital y Móvil.

A través de una auditoría interna, la ministra de Capital Humano determinó, por ejemplo, que los responsables piqueteros y activistas sociales no rindieron el destino del 80% de los alimentos sólidos que fueron entregados durante el gobierno anterior para ser distribuidos en sus comedores y merenderos. El informe revela que “se perdió la trazabilidad” de esos alimentos, es decir, que se desconoce a cuantas personas llegó y en que lugares fueron distribuidos.

El acuerdo para impulsar un plan de lucha conjunto se definió esta semana, con la presencia de la mayoría de las organizaciones que forman parte de la UTEP. Durante la gestión de Alberto Fernández, estas agrupaciones evitaron movilizar su estructura durante los cuatro años del Frente de Todos. No fue el caso de Unidad Piquetera, que constantemente convocó a cortes de calle en la 9 de Julio y los accesos contra los ex ministros de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, Juan Zabaleta y Victoria Tolosa Paz.

“El gobierno echa leña al fuego contra los barrios más empobrecidos, y después de eliminar los alimentos para los comedores populares, ahora discute terminar con el enganche de los programas sociales a un salario mínimo de miseria, que no llega siquiera a los 200 mil pesos”, afirmaron los organizadores de la protesta a través de un comunicado.

“Desde el frente de lucha denunciamos que la política de Milei es una verdadera masacre social, donde a millones de familias de los barrios más empobrecidos del país les están sacando su único sustento cerrando los comedores de las organizaciones y liquidando el poder de compra de los programas sociales. A los despidos, las rebajas salariales, los tarifazos y el ataque a la educación y la salud pública se suma este golpe que busca desmantelar a las organizaciones que sostienen día a día miles de comedores y merenderos en todo el país”.

Mientras esta disputa se desarrolla en la calle, y la promesa de unidad entre piqueteros y la UTEP promete desembocar en una gran movilización de 100 mil personas en Plaza de Mayo, la ministra Pettovello, que bajo su cartera administra el ex Ministerio de Desarrollo Social, trasformado en Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia, renovó acuerdos para entregar alimentos a los comedores de Cáritas Argentina, por 310 millones de pesos; y la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la Argentina (ACIERA). También firmó un convenio por 20 mil millones de pesos para la compra de 5 millones de unidades de alimentos con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI); en el marco de la ampliación del Programa de Abordaje Comunitario.

Alejandro Gramajo, secretario general de la UTEP, junto a los piqueteros pide un nuevo paro general de la CGT (Fuente)
En la conferencia de prensa de ayer, Belliboni aseguró que el Gobierno de La Libertad Avanza decidió “cerrar los comedores populares por decisión política porque hay un ahorro ahí de 150 mil millones de pesos” y opinó que este ajuste es el que le permite al ministro de Economía, Luis “Toto” Caputo, “hablar de equilibrio fiscal”.

En diálogo con este medio, Alejandro “Peluca” Gramajo, secretario general de la UTEP recordó que la falta de asistencia social a los comedores dónde asisten sectores vulnerables sucede de manera concomitante “con un índice de pobreza de casi el 60%, una inflación del 20,6% mensual y una licuación del poder adquisitivo frente a brutales aumentos de alimentos, transporte, medicamentos y alquileres”. Gramajo opinó que dentro de este contexto “el gobierno decide eliminar la última barrera de contención que tienen las familias más empobrecidas, la asistencia alimentaria”.

Entre las organizaciones que comienzan en el día de hoy el plan de lucha unificado destaca el Movimiento Evita, La Corriente Clasista y Combativa, el Polo Obrero, el Frente de Organizaciones en Lucha, Somos/Barrios de Pie, Libres del Sur, el Frente Popular Darío Santillán, e Bloque Piqueteros Nacional y el Movimiento de Trabajadores Excluidos.

“Luego de meses de intentar dialogar con la ministra de capital humano Sandra Pettovello en búsqueda de algún tipo de respuesta que nunca llegó, las organizaciones sociales en su conjunto dan inicio a un plan de lucha a lo largo y ancho del país”, anunciaron.