miércoles 29 de mayo de 2024 04:56:18

GREMIOS DOCENTES CONFIRMARON UN PARO PARA EL PRIMER DÍA DE CLASES SI NO HAY PARITARIA GENERAL

Los sindicatos nucleados en la CGT advirtieron que adoptarán una medida de fuerza si el Gobierno no convoca a negociaciones salariales

UDA, CEA, AMET y SADOP adelantaron que que irán a una medida de fuerza el primer día de clases, a menos que el Ejecutivo los convoque a discutir un nuevo piso para el salario docente. La huelga se terminaría de confirmar el jueves.
Los cuatro gremios docentes nacionales de la CGT (UDA, CEA, AMET y SADOP) anunciaron un paro para el lunes 26 de febrero. Es la fecha en la que deberían empezar las clases en varias jurisdicciones del país. La huelga se realizará a menos que el Gobierno Nacional convoque a la reunión para discutir un nuevo piso mínimo para el salario docente.

Tras una reunión en la sede de la UDA, los representantes de los cuatro gremios definieron esperar hasta el jueves para confirmar la medida de fuerza prevista para el primer día de clases.

«Sin paritaria nacional no comenzarán las clases en todo el país», habían anticipado los cuatro gremios en un comunicado la semana pasada. La medida fue definida por los secretarios generales de la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET), Sara García; de la Confederación de Educadores Argentinos (CEA), Fabián Felman; del Sindicato Argentino de Docentes Particulares (Sadop), Marina Jaureguiberry; y de Unión Docentes Argentinos (UDA), Sergio Romero.

«Vamos a esperar hasta el jueves, pero ya tenemos la decisión tomada de hacer un paro nacional en el inicio de clases, producto del distanciamiento que propone el Gobierno nacional de no hablar con los trabajadores», dijo Romero al anunciar la medida.

«Estábamos esperando una reflexión de parte del Gobierno nacional que convoque a los trabajadores para construir de manera conjunta un sistema educativo que les sirva a quienes se preparan en las escuelas argentinas, los alumnos y las alumnas, donde se dignifique la tarea del docente, con buenos salarios y buenos edificios escolares. Parece que no es interés del Gobierno, no convoca», agregó el titular de la UDA.

El jueves 22 habrá un congreso nacional de los sindicatos que componen CTERA, la otra confederación nacional de gremios docentes. Ese día se sabrá si se suman a la medida definida hoy por los gremios de la CGT.

Con respecto a la fecha del paro, Felman dijo que «la idea es determinarla el jueves» pero sería «para el inicio de clases». En algunas jurisdicciones, esa fecha es el lunes 26 de febrero, en otras el 1° o el 4 de marzo.

A nivel nacional, el piso del salario docente es de 250.000 pesos desde diciembre. El último acuerdo paritario se firmó en septiembre del año pasado, en coincidencia con la última actualización del Fondo Nacional de Incentivo Docente (FONID) que ahora fue suspendido por el Gobierno nacional.

La confrontación entre el Gobierno nacional y los gremios docentes se agudizó luego de que el vocero presidencial, Manuel Adorni, confirmara hoy que el Poder Ejecutivo evalúa declarar la educación como servicio esencial.

De concretarse, sería la tercera vez que el Gobierno intenta impulsar la medida en estos dos meses de gestión: estaba prevista en el DNU 70/2023 que firmó el presidente Javier Milei a los pocos días de asumir –cuyas disposiciones laborales fueron suspendidas por la Justicia– y también en la Ley Ómnibus que fracasó en el Congreso.

«Cuando aparece Adorni en televisión, es garantía que va a dar malas noticias. (Declarar la educación como servicio esencial) es ignorar un montón de normas vigentes, como el derecho a huelga, que es un derecho constitucional, respaldado también por el Convenio 87 de la OIT», declaró Romero.

Los gremios docentes asocian el nuevo anuncio oficial con el escenario de conflictividad que se abrió con la decisión de la Casa Rosada de suspender los aportes nacionales al salario docente y con la indefinición de la fecha de reunión entre los funcionarios nacionales y los gremios docentes para definir un nuevo salario mínimo en todo el país, tras las cifras récord de inflación en diciembre y enero.