viernes 19 de abril de 2024 16:33:54

EL SECRETARIO GENERAL DEL GREMIO DE SANITARIOS JOSÉ LUIS LINGERI ANALIZÓ EL CAMBIO QUE SE VIENE EN LAS OBRAS SOCIALES

Lingeri: «Si el Gobierno cree que el problema de salud se soluciona dejando que esos 6 millones de trabajadores opten por un prepago, no han dimensionado el estado actual des sector»

José Luis Lingeri, el secretario de Acción Social de la CGT y uno de los referentes en materia de la prestación de salud de los sindicatos, aseguró que los problemas de fondo del sistema no se solucionan con las prepagas y que hay que replantear el Programa Medico Obligatorio. El tema excluyente sigue siendo el de discapacidad «que se lleva el 90 % del Fondo Solidario de Redistribución».
La Superintendencia de Servicios de Salud (SSS) adelantó que este lunes -o el martes a más tardar- se publicará la reglamentación de una parte del DNU 70/23 que habilitaría la libre elección de una obra social o prepaga por parte de los trabajadores, al quedar sin efecto determinadas resoluciones que no lo permitían.

El Secretario de Acción Social de la CGT y titular del gremio sanitario (SGBATOS), José Luis Lingeri, analizó ese cambió que se viene en las obras sociales.

«La desregulación de las obras sociales ya está desde la década de los ’90, en el Gobierno de Menem y Cavallo; lo de la libre elección excluye que el trabajador tenga que permanecer un año en su obras social de origen y ahora lo puede hacer sin cumplir con ese período en la nueva actividad a la que ingrese. Por otra parte se incorpora la medicina prepaga en forma voluntaria, para eso, el trabajador se deberá inscribir en el registro de obras sociales de la Superintendencia de Servicios de Salud y tendrá que aportar el 20% al Fondo Solidario de Redistribución (FSR)», comienza la explicación de Lingeri.

«Supuestamente (no conocemos el texto final de la reglamentación) se eliminará la triangulación que se hacía entre las obras sociales y las prepaga. Este fue un tema largamente pedido por la CGT. Ahora el trabajador podrá hacer directamente el aporte a la prepaga en caso que opte por esta, y una vez echa la opción deberá permanecer un año en la misma».

«Lo que no está resuelto en estos cambios son los medicamentos de alto precio, los monotributistas -que debería ser de carácter obligatorio y no voluntario para el grupo familiar-, y los jubilados que opten por la obra social de la actividad. Es ese caso el PAMI debería transferir la parte que les retiene por estos beneficios», remarcó el titular del SGBATOS.

El tema excluyente sigue siendo el de discapacidad «que se lleva el 90 % del Fondo Solidario de Redistribución». Cabe aclarar que la medicina pre paga atienden a 6.000.000 de personas (incluyendo a los que triangulan con las obras sociales ).

Lingieri propuso un «replanteo del Programa Medico Obligatorio» que defina reglas claras de cobertura y acceso a los servicios, sino, argumentó «la judicialización de la salud seguirá siendo distorsiva tanto para el financiamiento del sistema como para los resultados Sanitarios».

Por último remarcó que «si el Gobierno cree que el problema de salud se soluciona dejando que esos 6.000.000 opten por un prepago, no han dimensionado el estado actual de los temas que mencioné anteriormente: monotributo, jubilados, discapacidad y medicamentos de alto costo; ya que somos 46.000.000 de argentinos, y el problema de la salud no se soluciona permitiendo que esos 6.000.000 que pueden pagar un prepago no tengan que ir obligatoriamente a una obra social».