miércoles 29 de mayo de 2024 06:50:42

ARTE, UN NEGOCIO REDONDO (PARA  LOS POLÍTICOS)

El león llego al poder anunciando que la actualidad socio – económica de la argentina es un desastre, para lo cual si se quiere salir de la crisis habría que ajustar y así, sin más, el pueblo lo votó.

Por Carlos Sena. Cada gobierno tiene una oportunidad única e irrepetible de iniciar su historia. Todos aquellos que han pasado por el sillón de Rivadavia tuvieron su primera vez y esa oportunidad es única. Cada uno eligió como iniciar su mandato y tomó el camino que le pareció más acorde a sus ideales o posibilidades, según sea el caso.

Si hablamos del actual presidente, inició su derrotero de una forma nunca antes vista. El león llego al poder anunciando que la actualidad socio – económica de la argentina es un desastre, para lo cual si se quiere salir de la crisis habría que ajustar y así, sin más, el pueblo lo votó. Ahora en un intento de ir ordenando todo lo que ve en desorden, llevó al congreso un proyecto de Ley muy auspicioso y si se quiere, inviable.

Sin embargo, el mandatario no descansa en hacer comentarios respecto del despilfarro de dinero que hacen gobernadores e intendentes en shows gratuitos con dinero estatal. Tal es el caso, que en la volteada cayó la famosa cantante y actriz, Lali Espósito; a quien el presidente no tuvo mejor idea que chicanear con su nombre y rebautizarla “Lali depósito”. El chascarrillo, – en mi opinión, de mal gusto -, trajo cataratas de mensajes en las redes sociales, muchos de apoyo y tantísimos otros, defenestrando a la artista pro pañuelo verde.

Ahora bien, quien les redacta no pretende fomentar la grieta y quiero que pensemos detenidamente lo sucedido. A los lectores no podemos tomarlos por sonsos y apelo a esa característica analítica que el argentino de bien, lleva innato en sí mismo. Las operetas del peronismo/kircschnerismo son públicamente conocidas y si observamos a la ligera lo que pasó con los comentarios de un lado y del otro, tomaríamos partido por una parte y permítame decirles algo, es aquí en este punto, donde debemos detenernos. Que el común del pueblo tome partido en la grieta es lo que ellos quieren.

Pensemos por un momento ¿desde cuándo al peronismo/kirschnerismo le interesan los nombres propios o los damnificados por calumnias o catástrofes? ¿desde cuándo salen a bancar a alguien que es atacado/a por pura empatía o humanidad? Si miramos hacia un pasado, no muy lejano, podemos ver que no se solidarizaron con la familia de Cecilia Strzyzowski (Caso Emerenciano Sena), tampoco con las supuestas violaciones y abusos en pos de los planes sociales en la provincia del Chaco; ni siquiera, un comunicado de prensa cuando la provincia de Corrientes se prendió fuego casi en su totalidad. ¿Desde cuándo son tan solidarios? Ni siquiera con la pandemia fueron capaces de estar a la altura de la circunstancia. Aquí vamos a hablar sin tapujos, solo muestran solidaridad cuando algún negocio está en peligro.

El tema del arte, que está muy en boga en estos días, es un negocio que no todos pueden verlo y se inició cuando Cristina Kirschner comenzó a acercar a los distintos artistas a su mandato, cuando ella era presidente. Usted se preguntará ¿por qué lo hacía? Sencilla respuesta, los sindicatos de artistas (músicos, actores, etc.) manejan cajas y ¿qué es lo que más le gusta al político k, además del poder? ¡Correcto! El manejo de las cajas, es por ello que en aquel tiempo fueron filtrando soldaditos de la campora en los distintos sindicatos ¿o todavía les parece extraño que todos los artistas salten a viva voz, para que no se corten los subsidios estatales?

Volviendo al caso de Lali Espósito, es entendible que pelee a capa y espada por los festivales “gratuitos”. En los papeles puede figurar una suma sustanciosa de pesos que el artista recibe, pero hay toda una estructura detrás que está prendida y de la cual no hay registro, tampoco artistas que deserten a tal entramado, puesto que eso significaría el destierro en el mundo del arte ¿cómo hace un músico que se revela al sistema para seguir sobreviviendo? En fin, el negocio es redondo.

Finalizando, reflexionemos detenidamente… en mi opinión, no tiene caso tomar de punto a un nombre propio cuando es el sistema el que es corrupto en su totalidad, solo queda que a quien le corresponda, tome el toro por las astas aunque corcoveen los ariscos. Redacción Multimedios Prisma