martes 23 de abril de 2024 14:45:20

POR LA CAÍDA DE LOS PRECIOS INTERNACIONALES DE LA SOJA Y SUS DERIVADOS, EL PAÍS PODRÍA PERDER OTRO USD 1.500 MILLONES

El precio del poroto perdió 6% en lo que va de marzo en el mercado de Chicago, mientras que la harina y el aceite, los dos principales productos de exportación de Argentina, cayeron 9% y 9,9% respectivamente

Si algo le faltaba al 2023 para ser uno de los peores años de la historia para el campo argentino, teniendo en cuenta la sequía extrema que está viviendo, era la caída de los precios internacionales de los granos que se dio en lo que va de marzo. Si bien en la última jornada se registró una pequeña mejora en algunos contratos, la soja perdió USD 33 por tonelada en lo que va del mes en el mercado de Chicago, por lo que, teniendo también en cuenta las bajas en el aceite y la harina, podría representar pérdidas para el país de USD 1.500 millones adicionales.

En rigor, los precios de la soja cayeron de USD 553 la tonelada el 1° de marzo a USD 530 al cierre de ayer (-6%), mientras que el aceite de soja pasó en dicho período de USD 1.334,36 a USD 1.202,06 la tonelada (-9,91%). En el caso de la harina, el precio cayó de USD 540,56 hasta los USD 491,62 la tonelada (-9,05%).

En diálogo con Infobae, el responsable del Área de Análisis de Mercados de la corredora Grassi, Ariel Tejera, explicó que más allá de “alguna ligera recuperación, el devenir de los precios continúa condicionado por una serie de factores que, como principal, se destaca el avance de la trilla en Brasil, donde las máquinas ya cubrieron más del 60% de la superficie, en un contexto de perspectivas récord de producción. Recordamos que se espera que la cosecha se ubique en torno a 153 millones de toneladas, aproximadamente”.

La actual campaña de soja afectada por la sequía La actual campaña de soja afectada por la sequía

Además, cabe señalar que según datos oficiales, los fondos especulativos habrían desarmado parcialmente su posicionamiento comprado, en un contexto de turbulencias en los mercados financieros, por lo que la posición neta comprada habría sido recortada en 35.000 contratos, desde el martes 7 de marzo y el 21 de marzo, dijo Tejera. En otras palabras, los fondos de inversión se retiraron en parte del mercado ante la crisis desatada por la caída de importantes bancos internacionales.

Para el especialista, la caída del poroto y la harina a nivel internacional, tuvieron su correlato en el plano local, donde las cotizaciones sufrieron pérdidas que rondaron los USD 30 por tonelada, dependiendo del mes de entrega, por lo que “vía precios, esta situación ha erosionado los ingresos del productor, en una campaña donde la cantidad ya se encontraba mermada”.

Pero la caída en los precios internacionales también podría golpear, de mantenerse, el ingreso por exportaciones, que ya fue en gran parte dinamitado por la sequía, al estimarse un recorte entre los seis principales granos de USD 20.811 millones, según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA). Pero la merma en las cotizaciones podría agregar otro recorte: “Las caídas en los precios internacionales del poroto y de los subproductos podrían implicar pérdidas próximas a los USD 1.500 millones en materia de ingresos de divisas. Pero, hay que destacar que se trata de un cálculo muy difuso, considerando que estamos en un ciclo muy atípico”, dijo Tejera.

Corrección

Según el profesor del Centro de Agronegocios Universidad Austral, Dante Romano, la “corrección” que se dio en la plaza bursátil norteamericana en el precio de la soja “fue muy fuerte y de corto plazo”, pero también marcó que “todo indica que en el mediano y corto plazo deberíamos ir a menores precios” entre un 20% y 30% más bajos respecto a los actuales.

Nivel de comercialización de soja de la actual campaña. (Bolsa de Comercio de Rosario) Nivel de comercialización de soja de la actual campaña. (Bolsa de Comercio de Rosario)

Por otro lado, Romano marcó que en el mercado local, en los precios de los contratos no se han observado grandes fluctuaciones, ya que los mismos se ven influídos por la crisis productiva que atraviesa el país producto de la sequía. “Eso hace que los valores estén relativamente altos, porque nadie está vendiendo, falta tiempo para la entrada de la cosecha gruesa y no está todo tan abierto. Lo que sí ocurre es que en caso de que se impulse un nuevo ‘dólar soja’ tendrá que ser con un aumento del 40% en precios y, así, solo será una anécdota la baja. El problema es si no aparece”.

En cuanto al impacto en el país, Romano remarcó que si bien “complica al ingreso de divisas, sigue siendo un buen precio, en niveles altos. El problema que tenemos es que al haber una caída de producción cercana al 50%, la compensación por precio no es lo suficientemente grande como para que esto termine mejorando las arcas fiscales. Ahora, si al productor le dan un aliciente como el ‘dólar soja’ para que vendan rápidamente, quizá haya un shock de dólares fuerte en los próximos dos meses, pero todo eso que se venda, será lo que faltara en los próximos meses. No obstante, no alcanza la cantidad de granos para el país (para compensar), más allá del precio que le pongamos”. Fte.i