viernes 14 de junio de 2024 10:08:46

CON MACRI CORRIDO, LOS K DICEN QUE MANTIENEN EL OPERATIVO CLAMOR POR CRISTINA, PERO CRECE LA TENSIÓN POR LAS CANDIDATURAS

En el Frente de Todos reconocen que la decisión del ex presidente no para la interna

Cristina Kirchner sigue sin rever su decisión, Alberto Fernández insiste con su operativo reelección, Sergio Massa hace malabares entre el programa económico y su futuro electoral, Eduardo “Wado” de Pedro persiste con la instalación de su figura y Daniel Scioli apuesta a que el desorden termine de posicionarlo otra vez como en el 2015.

La decisiòn anunciada este domingo por Mauricio Macri, que anticipó que no se presentará como candidato presidencial en las elecciones de agosto próximo, no modificó por ahora el escenario electoral del Frente de Todos, atravesado por una creciente tensión interna que, para colmo, volvió a quedar al descubierto con el anuncio del ex presidente.

Por algo, la primera reacción de la comitiva presidencial en Santo Domingo, antes de embarcarse hacia Manhattan, fue dejar trascender que la vicepresidenta deberìa imitar el ejemplo de Macri y dejar libre la competencia electoral en el peronismo. La respuesta del kirchnerismo llegó enseguida: le pidieron por enèsima vez a Fernàndez que desactive su proyecto de reelecciòn, “como Carlos Menem en el balotaje” del 2003, del que desistió para no toparse con una segura derrota frente a Néstor Kirchner.

Fuentes oficiales de los diversos sectores del Frente de Todos consultadas por este diario resaltaron este lunes que el anuncio del fundador del PRO no cambia en nada los planes de la coalición de gobierno. “De hecho, nunca lo medimos como candidato, nunca creímos que se iría a presentar”, explicó un funcionario que trabaja para la Casa Rosada y que conoce cómo funcionario el sistema de encuestas con el que se nutren en los despachos oficiales.

Es más: en el núcleo duro del kirchnerismo analizan desde hace tiempo a Patricia Bullrich con seriedad, incluso más que a Horacio Rodríguez Larreta. Tal vez por conveniencia: para el Gobierno es mejor rivalizar con la ex ministra de Seguridad, es decir, con los halcones del PRO. El jefe de Gobierno, según los analistas, tiene más chances que su rival interna de cara a las generales de octubre.

Si la definición de Macri despeja el camino y acelera la interna entre Rodríguez Larreta y Bullrich, los dos principales contendientes presidenciales de la coalición oposición, en el Frente de Todos no hace otra cosa que desnudar una vez más el desorden interno.

“Nuestros problemas son nuestros, no ajenos”, se sinceraron a este fuentes K.

Fue la decisión de Cristina Kirchner de fines del año pasado, cuando anunciò que no se postularìa a ningùn cargo,  la que cambió la lógica del oficialismo y lo sumergió en una crisis interna mayor a la que estaba.

“A lo sumo, distrae un rato”, subraya un consultor que trabaja para ambas coaliciones.

En ese contexto, un sector del kirchnerismo insiste con la necesidad de que la ex Presidenta revea su decisión. Este sábado, el operativo clamor se trasladará a Chaco: Andrés “El Cuervo” Larroque, uno de los principales promotores de ese plan, aterrizará en Resistencia para encabezar un plenario de la militancia contra “la proscripción” similar al que debutó en Avellaneda hace algunos fines de semana.

Sin Cristina Kirchner en cancha -en el entorno de la vice, las señales sobre sus próximos movimientos son confusas-, los ministros del Interior (De Pedro) y de Economía (Massa) siguen posicionados como los dos dirigentes capaces de ocupar ese lugar. Es más: ahora, en el entorno de uno de ellos se preguntan, tras el anuncio de Macri, si no será conveniente aflojar con la ofensiva sobre el Presidente y que siga adelante con su operativo hasta terminar de resolver la hoja de ruta del kirchnerismo.

“Hay opiniones encontradas”, confían ahora.

En público y en privado, Massa insiste en que su trabajo sigue enfocado en la economía. Al ministro lo irritaron las “operaciones” -asì se lo advirtiò por telèfono el fin de semana pasado al propio Presidente- que, según él, instaló el albertismo para enterrarlo electoralmente después de que el INDEC oficializara la inflación de febrero en torno al 6,6%. Massa tenía previsto partir este martes a la noche, a las 23, a Washington para sumarse luego a la comitiva presidencial que se etrevistarà con Joseph Biden este miércoles.

En el campamento del ex intendente de Tigre hay sensaciones encontradas. Más allá de los sinsabores de la inflación y la crisis de reservas, los estudios focales arrojan que parte de la sociedad valora el esfuerzo del ministro. Es, paradójicamente,el consejo que le envìa el albertismo recièn aterrizado en Nueva York: que cumpla su gestiòn y no se candidato.

La Cámpora, la agrupación liderada por Máximo Kirchner, se debate entre Massa y De Pedro, sin perder de vista el relato contra la “proscripción”. La organización atraviesa horas decisivas. Con Kirchner a la cabeza, hay quienes todavía postulan a Axel Kicillof a la Presidencia para tratar de ensayar el desembarco definitivo en territorio bonaerense. El ministro del Interior, en tanto, abrió nuevas oficinas en el barrio porteño de San Telmo, y está abocado a tiempo completo a un posicionamiento de su imagen a la espera de que Cristina Kirchner de certezas sobre su futuro.

El otro dirigente en la incierta danza de nombres del oficialismo es Scioli. El embajador en Brasill quiere copetir n lsd PAS. Se trazó un objetivo de casi dos meses para tratar de asentarse y esperar el resultado de las encuestas. Este lunes estuvo en Cañuelas y en Florencio Varela, la semana pasada aterrizó en Córdoba y en estas horas volvía al país vecino. “Daniel va a esperar a ver qué pasa con Alberto y Cristina, pero va a ir a las PASO. Si va Sergio (Massa), más aún”, deslizaron en su entorno. El vínculo entre ambos es pésimo.

Casi igual que la relación entre el kirchnerismo y la Casa Rosada: no hay decisión o anuncio en la oposición que pueda modificar ese escenario.  Fte. iDENTIDAD cORRENTIA.