jueves 30 de mayo de 2024 16:32:25

EL MINISTRO DE ECONOMÌA DIJO ASUMI EN UNA SITUACIÒN SUPER DELICADA Y MI REPONSABILIDAD ERA Y ES ESTABULIZAR LA ECONOMÌA

El ministro defendió el canje de bonos y destacó que apunta a simplificar el mercado cambiario. Anticipó que pidió una auditoria a la UBA para ver si es beneficioso o perjudicial para la ANSES

El ministro de Economía, Sergio Massa, defendió públicamente el canje de bonos en dólares de los organismos públicos anunciado días atrás y reveló que le pidió a la Universidad de Buenos Aires un dictamen para definir si los papeles en manos de la Anses formarán parte de la operatoria.

“Tomé la decisión de que la UBA, a través de la Facultad de Ciencias Económicas, haga un dictamen para ver si el canje es beneficioso para la ANSeS. Si el dictamen dice que no es beneficioso, ANSeS no intervendrá en el canje”, aseguró Massa en declaraciones a Radio Mitre.

Massa explicó que había “113 organismos públicos que de manera descoordinada, muchas veces generando perjuicio al Estado, administraban la compra y venta de títulos, para una economía que necesita orden, eso es un problema”, definió.

El ministro dijo que el canje de bonos bajará la deuda en ley extranjera en 4.000 millones de dólares. “Lo tomamos de distintas canastas y de alguna manera lo transformamos en menor deuda externa argentina. Le vamos a comunicar a la Bolsa de Nueva York para que esos bonos dejen de cotizar y ser de ser vendidos en el sistema y así bajar el nivel de deuda”.

Canje de bonos

Esta semana, el Gobierno formalizó el canje de bonos en dólares por nuevos títulos en pesos con vencimiento para 2036, al igual que la sustitución de una serie de letras que fueron suscriptas por el Banco Central, a través de la publicación en el Boletín Oficial de los decretos 163/2023 y 164/2023.

El Decreto 164 dispone, tal como fue anunciado por el Ministerio de Economía el pasado martes, un canje de US$ 4.000 millones en bonos que se encuentran en poder de organismos del sector público nacional. De esta forma, las jurisdicciones, entidades y fondos deberán “proceder a la venta o subasta de sus tenencias de los títulos públicos nacionales denominados y pagaderos en dólares” y emitidos bajo legislación local.

Massa insistió que el canje de bonos “representa un ordenamiento de la deuda pública dentro del Estado” y que con la operación la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses) “gana poco más de USD 2.000 millones”. Además, afirmó, el organismo previsional mantiene la dolarización de su cartera, pues puede optar optar por inflación o dólares, y aumenta sus fondos en más de $400.000 millones, que serán destinados a créditos a jubilados y créditos productivos auditados por la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Además, el ministro apuntó al apresuramiento de algunas opiniones críticas de la medida. “Cuando aparecieron las primeras opiniones no había sido publicado el Decreto y el anexo; el no conocer detalles lleva a opiniones anticipadas”, subrayó. También dijo que la operación hará que la participación de los organismos públicos deje de estar disociada de la política económica. “Y tampoco podemos tener falta de transparencia; a partir de ahora, ya no se pueden vender y comprar bonos a discreción; tienen que hacerlo en un marco regulado y utilizando como operador al BCRA. Es importante que tengamos un mecanismo que permita garantizar certidumbre y que las reglas económicas tengan un control centralizado y transparencia. Esto nos va a permitir profundizar el mercado de capitales argentino”, afirmó.

Massa dijo que buscará simplificar el mercado cambiario, volvió a señalar que su responsabilidad como ministro lo excluye de la posibilidad de una candidatura presidencial, criticó la interna de la oposición y aunque no negó las discusiones internas, dijo que en sus decisiones tiene el respaldo del Frente de Todos. Sin embargo, recordó el contexto en que estaba el país cuando asumió sus funciones en Economía. “En agosto asumí en una situación superdelicada desde el punto de vista político y económico y mi responsabilidad era y es estabilizar la economía”, enfatizó. “Tenemos dificultades para financiarnos. Mi responsabilidad es estabilizar la economía para darle tranquilidad a la gente”.

Consultado sobre si el canje representaba “un gran negocio para los bancos”, Massa insistió en que el objetivo de la operación es, al igual que había planteado al asumir en Economía, “el ordenamiento de los organismos del Estado; si hay una tarea que nos propusimos, es garantizar certidumbre. Esta medida nos permite tener herramientas de trabajo para garantizar certidumbre; los dólares financieros juegan un papel en la lucha contra la inflación. En la primera quincena de enero, recordó, “los precios venían estabilizados (pero), se produce el cambio de valor en los dólares financiero y automáticamente un cambio en los precios a partir de la segunda quincena”, explicó, dándole a la medida también un carácter anti-inflacionario.

Yo enfrento problemas, no busco excusas (pero) estamos frente a la sequía más importante desde 1922,

Respecto a la participación o asentimiento del FMI en la medida, Massa dijo que el ordenamiento de la deuda “está previsto en el documento que se le presentó al FMI”, pero señaló que “el que toma la decisiones es el gobierno argentino” y que el canje “ayuda al objetivo de establecer un principio de equilibrio en los valores de la economía argentina a operación de recompra tiene el mismo objetivo: deslistar y bajar la deuda externa en bonos Globales, lo hacemos con la suma de la recompra más lo que hacemos por el canje Lo bonos AL, que estaban castigados en su valor, tienen un enorme nivel de tenencia local y nos permite tener mayor comercialización”, explicó.

Cuando le fue recordada su promesa de que el dato de inflación de abril comenzaría “con el número 3 adelante”, Massa recalcó el rol desestabilizador que tuvo, en enero y febrero, el aumento de los dólares financieros. “El objetivo es seguir peleando contra la inflación, que es el principal problema de la economía argentina; es un cáncer que tiene varios orígenes”, señaló. A su vez, recordó el contexto en que actúa. “Yo enfrento problemas, no busco excusas (pero) estamos frente a la sequía más importante desde 1922, que golpea a nuestros productores. Vamos a tomar más medidas para favorecer a los productores”. Al respecto, dijo que para el período abril-agosto “habrá incentivos a las exportaciones para aumentar el volumen de acumulación de reservas y dar certidumbre camino a mayo cuando empieza la campaña de trigo”.

Se trata de algo distintos al “dólar-soja”, explicó, y precisó que en el caso del trigo la proporción entre consumo interno/exportaciones es 50/50%. Pero en casos como el maní la proporción exportable llega al 90 por ciento. “Todos tiene su particularidad y estamos trabajando sector por sector fortalecer las campañas que vienen”, aseguró el ministro, quien fue muy optimista sobre el futuro. Además de aumentar las exportaciones en el período abril-agosto, dijo que las medidas a favor de la producción servirán para fortalecer la campaña que viene y pronosticó que 2024 será “un gran año para las exportaciones argentinas”. Fte. I