sábado 22 de junio de 2024 02:41:38

ECONOMÍA: SERGIO MASSA EXTIENDE LA NEGOCIACIÓN CON EL FMI PARA CERRAR EL ACUERDO POR LA NUEVA META DE RESERVAS

El Ministerio de Economía todavía continuaba hacia el cierre de la semana con las negociaciones con el staff del Fondo Monetario Internacional para darle forma final a las nuevas condiciones que tendrá el sistema de metas de acumulación de reservas que, esperan en el Poder Ejecutivo, será más leve que los USD 4.800 millones que exige en la actualidad y que aparece como un objetivo difícil de alcanzar en el marco de la severa sequía.

El contacto era llevado adelante en las últimas horas por el viceministro de Economía Gabriel Rubinstein y el jefe de asesores del ministerio Leonardo Madcur, dos de los funcionarios que integraron la comitiva en Washington la semana pasada. La meta trimestral original estipulaba que el organismo que conduce Miguel Pesce debería tener hacia el 31 de marzo, aproximadamente, unos USD 7.800 millones.

El tiempo corre y el próximos vencimiento -que orilla los USD 2.700 millones– se acerca en el calendario de pagos. El staff, luego de comunicar que flexibilizará la meta de acopio de divisas en el Banco Central deberá darle forma al reporte técnico que será girado al directorio unas semanas después. Con la luz verde final, habrá un desembolso de unos USD 5.400 millones.

La negociación se extendió más de lo previsto. El Palacio de Hacienda esperaba tener terminado el ida y vuelta técnico el martes de esta semana. Sucede que una modificación mayúscula como la que está en conversaciones vendrá acompañada de una serie de medidas y consideraciones adicionales, entre ellas cómo quedará configurado el sendero completo entre los cuatro trimestres del año y, un tema decisivo, si habrá alguna suerte de mecanismo automático para recalibrar las metas.

Una posibilidad que apareció sobre la mesa en los últimos días y que seguía en negociación es la de establecer un “ajustador” de metas -hacia arriba o hacia abajo- de acuerdo al ritmo de exportaciones que permita la sequía en todo el país. En algunos despachos oficiales creen aún que más allá del impacto que ya sufre la economía en su balanza externa por las condiciones climáticas, para el segundo trimestre todavía ven posibilidades de un repunte en las ventas al extranjero.

Según comentaron en despachos que estuvieron involucrados en la discusión técnica de las últimas semanas, el Fondo Monetario puso sobre la mesa una advertencia por la demora que tuvo la puesta en marcha de la segmentación de tarifas para reducir la cuenta presupuestaria de subsidios, una iniciativa que el organismo bendijo pero que tuvo algunos contratiempos.

Para el FMI la concreción de ese esquema es decisiva para la política económica este año: estima que le reportaría un recorte de 0,5 puntos del PBI del déficit primario, prácticamente toda la poda necesaria para cumplir la meta fiscal. En números: el rojo primario de 2022 terminó en 2,4% del Producto y deberá bajar a 1,9 por ciento. Para el staff del FMI, entonces, solo alcanzaría con una implementación completa de la segmentación -sin que medie un aumento del gasto público que lo compense- para llegar a esa cifra.

Las negociaciones entre el Gobierno y el FMI se extendían hasta este jueves para recalibrar metas de reservas. REUTERS Las negociaciones entre el Gobierno y el FMI se extendían hasta este jueves para recalibrar metas de reservas. REUTERS

El gobierno y el FMI trabajan, en paralelo en un plan para subir el nivel del cumplimiento en dos impuestos clave  como IVA y Ganancias. En las próximas semanas, incluso, habrá una misión técnica para avanzar en un primer paso decisivo: hoy en día la AFIP no tiene una estimación certera de cuánto es el porcentaje de evasión de Ganancias, tanto en empresas como en individuos.

Se trata de un objetivo que corre en paralelo a las metas trimestrales y anuales que conforman la columna vertebral del acuerdo –reservas, déficit fiscal y emisión monetaria– pero que también cuenta con métricas concretas. A través de un plan estratégico a 2026 puesto en común con el staff del FMI, la AFIP tiene objetivos de reducción de la evasión fiscal para los próximos años.

Para el caso del IVA, donde cuenta con información más clara sobre la brecha de incumplimiento, la “meta de evasión” debía ser del 34,3%, un objetivo que según aseguran en el organismo tributario, fue alcanzado en 2022. Para este año esa métrica debería caer hasta 31,5%, especificaron.

Las dos partes se embarcaron en negociaciones técnicas para establecer un estándar -que será supervisado y validado por organismos internacionales- de ese agujero en el cumplimiento de Ganancias. El Gobierno avanzó, preliminarmente, con información sobre el pago en sociedades, que representan el 80% de la recaudación del impuesto, y luego seguirá con pequeñas empresas y con individuos.