26 de noviembre de 2022

CONSEJO DE MAGISTRATURA: CONSTITUCIONALISTAS ADVIRTIERON QUE LA ESTRATEGIA DE CRISTINA KIRCHNER EN EL SENADO VIOLA EL FALLO DE LA CORTE SUPREMA

Cuatro especialistas opinaron sobre la convocatoria de la sesión de hoy. La implicancia del fallo del máximo tribunal que apartó al senador Doñate

El Senado de la Nación tratará hoy en su sesión la designación de sus cuatro representantes ante el Consejo de la Magistratura de la Nación, entre ellos el senador kirchnerista Martín Doñate, a quien la Corte Suprema de Justicia de la Nación apartó del organismo para el período que vence el viernes porque consideró que su nombramiento fue un ardid cuando el oficialismo dividió su bloque.

Los representantes ante el Consejo fueron desde la creación del organismo, en 2018, designaciones por la presidencia de la Cámara y nunca pasaron por el pleno. Para esta ocasión, la titular del Senado Claudia Ledesma –Cristina Kirchner está en uso de la Presidencia de la Nación porque la gira internacional de Alberto Fernández– convocó a una sesión del pleno para tratar el tema.

Medios periodísticos le consultaron a abogados constitucionalistas para tener su opinión sobre esta decisión. “Lo que tendría que hacer el Senado es designar al representante de la minoría, como dice la ley reglamentaria del artículo 114 de la Constitución y rechazando la tramposa maniobra de simular la división del bloque oficialista para conseguir un representante más en el Consejo de la Magistratura. El Senado, como cuerpo, no puede avalar esa burda mentira, tan típica de su Presidenta”, dijo Eduardo Menem, ex senador nacional e integrante del Consejo en su primera época.

Para los constitucionalistas Félix Lonigro y Diego Armesto, el Senado viola el fallo de la Corte Suprema. “La presidenta provisional del Senado hizo la designación de los senadores para el Consejo de la Magistratura violando el fallo de la Corte. Pero además convocó al Senado para que lo apruebe. No corresponde esa convocatoria porque la designación la hace el presidente del Senado. Hay responsabilidad política y penal en ese decreto de designación. Si no obstante el Senado procede a designar a Doñate, la Corte debe tomarle juramento y el caso debiera volver a judicializarse”, sostuvo Lonigro.

Para Armesto, en la convocatoria del Senado “se omite el fallo Luis Juez de la Corte Suprema”. “En esta instancia se debería tener en cuenta lo resuelto por el máximo tribunal. Ya que -a mi entender- por más que pasaron siete meses de la división del bloque del Frente de Todos, el ardid y la simulación para burlar la ley del Consejo de la Magistratura continua. Lo más sano sería cumplir con la ley, que sería muy bueno y sano para las instituciones de la república”, opinó.

“Hay una práctica parlamentaria que se desarrolla desde 1998 con la ley del Consejo, ya son 24 años, según la cual la Presidencia del Senado nombra a los representantes ante el Consejo. Esos decretos de presidencia nunca fueron sometidos a ratificación del pleno de la cámara. Si bien nada lo prohíbe, no se entiende el motivo por el cual en esta ocasión cambiaron”, señaló el constitucionalista Pablo Manili, quien además fue el abogado del senador Juez en la causa que ganó en la Corte Suprema por la designación de Doñate.

Para Manili, con el nuevo nombramiento del senador kirchnerista se viola el fallo del máximo tribunal. “La sentencia de la Corte tienen un efecto directo para las partes en la situación de hecho que se ventiló en ese juicio, pero también tiene un efecto indirecto como doctrina jurisprudencial para casos futuros análogos al caso que se ventiló en el juicio en el que se dictó el fallo. Esto quiere decir que, si bien la sentencia de la causa Juez solo es por el período intermedio, la doctrina rige para casos futuros porque la Corte tiene dicho que sus sentencias son de seguimiento obligatorio en el futuro por parte de las autoridades públicas y de los particulares”, agregó.

Para Pedro Caminos, “es correcto que el Senado designe a cuatro representantes en esta oportunidad. La cuestión es cómo computar mayorías y minorías”. El constitucionalista consideró que hoy hay una situación distinta al momento del dictado del fallo de la Corte: “Los bloques están constituidos con anterioridad a la fecha en que deben designararse a los Consejeros”. “Sin embargo, la Corte también sostuvo que la división del bloque no había sido de buena fe. Y que ambas bancadas representan a una misma fuerza política. Y el oficialismo parece darle la razón al admitir sin cortapisas que Doñate es oficialista (es parte de la mayoría y no de una minoría). La pregunta que queda pendiente es si ese juicio tan duro sobre lo que ocurrió en el Senado podría constituir o no la base para una nueva decisión de la Corte”, agregó.

“Por mi parte, creo que es mejor evitar la judicialización de la política y de actos institucionales como la designación de los miembros del Consejo. Sin embargo, dada la polarización existente y los términos que utilizó la Corte, creo que es probable que se produzca una nueva presentación judicial”, adelantó Caminos. Para el constitucionalista, la discusión de si el pleno del Senado puede debatir la designación de los representantes del Consejo “es superflua jurídicamente, porque la ley vigente establece que las designaciones las hacen los presidentes de las cámaras a propuestas de los bloques”.

El Senado designó para el Consejo a los senadores oficialistas María Inés Pilatti Vergara Mariano Recalde; por la mayoría -ambos siguen en el organismo- al radical Eduardo Vischi y a Doñate. Por su parte, la Corte le tomará juramento el próximo martes a los restantes integrantes del Consejo a la espera de los diputados y senadores que todavía no fueron designados. Fte.i