2 de octubre de 2022

FILMARON COMO UN SINDICALISTA DE ALTIRA ACOSANDO A UN EMPLEADO QUE QUERÍA TRABAJAR

Ocurrió en el centro de distribución de Capital Federal. Afiliados de la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera impidieron el paso a un empleado cuando intentaba ingresar a trabajar en medio de la medida de fuerza. El sindicato también mantiene un acampe en la planta de Carlos Casares. «Esta es una empresa familiar y estamos intentando destrabar el conflicto», señalaron desde la firma

La empresa Lácteos Vidal, ubicada en la localidad bonaerense de Moctezuma, en el partido de Carlos Casares, continúa haciendo frente a un momento complejo por la protesta que lleva adelante la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera (Atilra), que incluye un reclamo en el centro de distribución que la empresa tiene en el barrio porteño de Villa Devoto.

En los mencionados lugares de protesta hay accionar de las seccionales Trenque Lauquen, General Rodríguez y la filial porteña del gremio. En las últimas horas se levantó el bloqueo sindical pero aún no se solucionó el conflicto. En ese marco, esta mañana y de manera violenta, sindicalistas le impidieron el paso a un empleado que intentaba ingresar a la planta en Capital Federal.

«Así la mafia sindical de Atilra acosa a los empleados que quieren ingresar a trabajar en Lácteos Vidal», denunciaron desde el Movimiento Empresarial Anti Bloqueo a través de su cuenta de Twitter. En las imágenes se ve a un gremialista impedir por la fuerza el paso de un trabajador, al tiempo que amenaza a una mujer que filmaba lo sucedido con su teléfono celular.

El conflicto mantiene en vilo a los habitantes de Moctezuma, una pequeña localidad bonaerense que alberga a 450 habitantes. Esta compañía familiar le da trabajo 46 familias del pueblo que está ubicado a 33 kilómetros de Carlos Casares. El conflicto se originó por un reclamo de recategorizaciones y los dueños de la fábrica denunciaron un bloqueo por parte del gremio.

Un grupo de empleados que se opone a la protesta denunciaron que fueron amedrentados por los gremialistas. «Entiendo que el reclamo sea importante para algunos, pero la medida de fuerza ya es demasiado. Yo necesito que esto funcione porque es mi trabajo. En esta empresa son pagadores, cumplen con los sueldos y pagan en término», indicó el operario Marcelo Palmieri.

El joven, que hace 15 años trabaja en la compañía, explicó que a él también lo intentaron persuadir para no trabajar, incluso que lo amedrentaron. En ese contexto, reconstruyó una situación de «apriete» que, dijo, sufrió uno de sus compañeros que quiso trabajar el jueves pasado. Según explicó el propio operario, el gremio «divide» a los empleados y «no cuida los puestos de trabajo».

«Esta es una empresa familiar y las autoridades se encuentran abocadas a este tema, intentando destrabar el conflicto cuanto antes», señalaron desde la firma. Hasta el momento, el Intendente de Carlos Casares, Daniel Stadnik, no se involucró en el asunto. «Por ahora desde la Municipalidad no van a hablar con respecto al tema», explicaron desde la Comuna a este medio. Fte.ln1