viernes 12 de abril de 2024 17:02:31

EL GOBIERNO NO QUIERE QUE LAS JUBILACIONES AUMENTEN POR INFLACIÓN

En el Congreso Nacional apuran los trámites ya que queda solo un mes de sesiones ordinarias

En los próximos días el oficialismo terminara de definir como estará compuesta la fórmula de ajuste de las jubilaciones. En el Congreso Nacional apuran los trámites ya que queda solo un mes de sesiones ordinarias y diciembre, entre los feriados y fiestas, hay pocas posibilidades de sesionar en el caso de que haya extraordinarias.

El principal escollo que parece haber encontrado la fórmula de ajuste que suplantaría al decreto que cae el próximo 31 de diciembre es el ministro de Economía, Martín Guzmán en particular, y el Ejecutivo en general, que se niega a que la fórmula que set trabajó en la bancada del Frente para Todos contenga el dato de inflación.

Contemplar la inflación fue lo que levó al régimen suspendido al callejón sin salida del déficit.

El mix de recaudación y de índices salariales permite más sustentabilidad al régimen e indirectamente se supone que en los índices salariales están tránsito de actualización por toda o parte de la inflación”, explicó una fuente del Ejecutivo a Infobae.

La intención de los diputados y senadores del oficialismo que conforman dicha comisión es que la nueva fórmula previsional es una combinación de tres indicadores. El primero es el de recaudación, el segundo es el de la evolución de los salarios de los trabajadores en actividad y el tercero el movimiento inflacionario.

“Esto estaba acordado y la discusión era si el ajuste de las jubilaciones se va a realizar trimestralmente o semestralmente. Pero ahora estamos trabados en esta situación”, reconoció el legislador, que asegura que antes de fin de año va a ser aprobado.

En el Presupuesto que se aprobó esta madrugada en a Cámara de Diputados se establece que la inflación para el 2021 será de 29% y en lo que se refiere a los fondos destinados para pagar jubilaciones y pensiones, se establece un aumento de 32% por lo que, de cumplirse el supuesto del documento que en las próximas semanas se discutirá. Durante los años de la convertibilidad, las jubilaciones no tenían una fórmula de actualización y  luego de la salida del sistema los aumentos se determinaban a través de la Ley de Presupuesto o por decreto.

En 2008, el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner por pedido de la Justicia estableció una fórmula de movilidad con un mecanismo de actualización automático de los haberes jubilatorios con dos incrementos al año (marzo y septiembre) basados en la recaudación tributaria y de la Anses y en la evolución de los salarios registrados.

En 2017, el Gobierno de Mauricio Macri aprobó una reforma previsional con una fórmula de actualización compuesta por un 70% por el índice de inflación (Indec) y un 30% por la evolución salarial (Ripte) con cuatro incrementos anuales (marzo, junio, septiembre y diciembre).