jueves 1 de octubre de 2020
El tiempo - Tutiempo.net
RADIO EN VIVO

ECONOMIA:Nuevos vientos en la política monetaria-financiera internacional

ENSAYO SOBRE UN PRONOSTICO, artículo producido para PRISMA por el DR. RODOLFO ROSSI, ex presidente del BCRA.
La denominada “guerra de divisas” ha derivado en una caída del Dólar estadounidense frente a las principales monedas del mundo. Tal situación, no solo es tolerada por el Gobierno de Estados Unidos, sino que, en buena parte ha sido alentada, en su intento por mejorar la contribución de su sector al proceso de reactivación económica.

En los últimos 6 meses, hasta el 30 de Abril pasado, el US$ se desplomó 7,50 %, respecto de seis divisas de los principales socios comerciales de EEUU (Euro, Yen, Libra, Franco Suizo, Dólar Canadiense, Corona Sueca).

El desempeño del Dólar estadounidense estuvo influido por la política monetaria expansiva del la Reserva Federal (FED), al mantener en mínimos históricos las tasas de interés y emitir fortísimas cantidades de US$ al mercado (promedio 75 mil millones mensuales).

Esta política dispendiosa se encuentra dentro de una estrategia admitida por el Fondo Monetario Internacional (FMI), encaminada a revaluar las monedas de los países con superávits comerciales, lo que deriva en una caída del Dólar frente a otras divisas, al presentar un fuerte desequilibrio en sus cuentas fiscales y externas.

Adicional factor que contribuye a mantener con presión de baja al Dólar estadounidense, es la existencia de un altísimo endeudamiento externo (superior al 100 % del PIB), que con la abultada emisión de US$, se va “derritiendo” o licuando.

El Dólar norteamericano ha presentado su mayor caída en relación al Euro, retrocediendo 8,5 %, desde Octubre de 2010. Este descenso se acentúo en el último mes, a raíz de que la diferencial de tasas de interés favorece al Euro, cuyo Banco Central aumentó el 7 de Abril en 0,25 % (25 puntos básicos), la tasa de referencia para evitar la inflación.

En un contexto en que la recuperación de la gran mayoría de los países de Europa es incipiente o sus economías continúan debilitadas, la revaluación del Euro, se presentaría como un problema mayor. Alemania y probablemente Francia y los Países Bajos, bien capitalizados y con muy buena productividad económica podrían adecuarse a la “fortaleza” de Euro. Pero esta situación podría poner en riesgo a la reactivación de la región y dificultar el proceso de ajuste de los países periféricos (Grecia, Irlanda, Portugal, España, Italia).

Por otra parte, los elevados precios del petróleo ligados a la debilidad del US$ y en menor medida a la violencia e inestabilidad política en el Norte de África y Oriente Medio, retroalimentan los riesgos de inflación mundial y alientan a los inversores hacia las colocaciones que sirven de refugio, como los metales preciosos.

El alza del petróleo incide directamente en el precio de los alimentos, fertilizantes y fletes, que se reflejan en el costo final de los productos agropecuarios y también industriales.

LAS POLITICAS DE LAS ECONOMIAS EMERGENTES PARA CONTRARRESTAR LA INFLACION IMPORTADA.

Las economías emergentes han intentado contrarrestar la inflación importada de las políticas monetarias expansivas de la FED , mediante la suba de la tasa de interés doméstica (China, Brasil, Chile, Corea del Sur, India, Indonesia, etc.). Ello constituiría solo un paliativo y no una solución. Con el manejo de tal instrumento se iría reduciendo el nivel de actividad económica y simultáneamente, la tasa de interés, se convierte en imán atractivo para el ingreso de capitales, fundamentalmente especulativos del exterior, que se benefician con la revalorización de la moneda local. La imposición de controles al ingreso de tal capital especulativo conlleva, finalmente, a políticas proteccionistas, generalmente ineficaces. Es muy poco, lo que pueden hacer las economías emergentes, que sufren la revalorización de sus monedas, sin un crecimiento de la productividad consecuente.

EL “AJUSTE” QUE DEBERIA EMPEZAR EN LA FUENTE Y UN “OVER SHOOTING”, QUE LO ANTICIPA

No cabe duda, que EEUU debe de hacer el “ajuste”. Pero su extraordinario déficit fiscal y externo está proyectado, en su disminución a partir del año 2012, siendo aceptable a partir del año 2015, cuando se proyecta un déficit del 3 % del PIB.

En tanto, en Abril pasado, se ha producido un “over-shooting” (potenciación), en la revalorización de las principales monedas, en su relación al Dólar estadounidense y, también aumentos importantes en el precio de los metales preciosos, petróleo y materias primas en general.

Era evidente, que el tiempo de permanente superación de nuevos máximos, no podía durar para siempre. En la primera semana de Mayo, cambio la tónica de los mercados monetarios, cambiarios y financieros, con la revalorización del Dólar y el ajuste bajista de las principales divisas internacionales, el oro, el petróleo y las materias primas.

¿Descarrilamiento del “orden” monetario? No.

¿Posible retoque de la política monetaria expansiva? Si.

ENSAYO SOBRE UN PRONÓSTICO

Un pronóstico razonable es, que EEUU, en efecto, cumpliría con su plan monetario QE2 hasta Junio próximo y, que atento el moderado mejoramiento en el nivel de ocupación observado recientemente, no sería de aplicación su extensión en próximos meses.

Es más. Es probable, que en algún momento del segundo semestre del corriente año, la FED , aumente la tasa de interés de referencia, haciendo más ortodoxa la política fiscal, monetaria y financiera.

Simultáneamente, los países de área del Euro, que requieran adicionales financiamiento, serían “invitados” a vender parte de sus respectivas tenencias en oro, por lo que el metal podría estar ofrecido, actuando como factor emblemático, para una buena parte de los productos básicos negociados, en los mercados internacionales.

El ajuste a la baja –posterior a las exageradas subas de meses anteriores – de los precios generales del petróleo, de los metales preciosos y de las materias primas, verificado en la primera semana del corriente mes de Mayo, nos estaría dando una “pista” sobre el pronóstico formulado.

Posiblemente, estemos por iniciar un nuevo ciclo económico, más racional. Un Dólar barato, pero, no tan barato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.