sábado 28 de noviembre de 2020
El tiempo - Tutiempo.net
RADIO EN VIVO

JUSTICIA: En la causa Acro involucran a otro acusado Sergio piñeyro

William Schenkler, uno de los ex líderes de la barrabrava de River Plate, se declaró hoy inocente ante el tribunal que lo juzga por el crimen del hincha «millonario» Gonzalo Acro, y complicó a otro de los acusados, Sergio Piñeyro.

Al igual que hizo la semana pasada su hermano, Alan Schlenker, también imputado en la causa, William se negó a responder preguntas de los jueces y de las partes, y realizó su exposición ante el Tribunal Oral Criminal 15, que lo juzga por el homicidio de Acro.

«Soy absolutamente inocente, no tengo nada que ver con este cobarde crimen y creo que, después de la familia Acro, soy la persona más perjudicada en esta causa. No obtuve beneficio alguno de la muerte de Gonzalo», expresó William ante los jueces.

Tras aportar algunos detalles sobre sus movimientos en las horas previas el crimen de Acro, cometido en agosto del 2007 en el barrio porteño de Villa Urquiza, William complicó con sus dichos a otro de los acusados, «El pelado» Piñeyro.

Según el ex integrante de «Los borrachos del tablón», cuando ambos estuvieron detenidos por este crimen en el penal de Marcos Paz, escuchó a Piñeyro confesarle a otro detenido -cuya identidad no aportó- que había estado entre los integrantes del grupo que salió en busca de Acro la noche del asesinato.

La declaración de William no fue presenciada por Piñeyro, quien al iniciarse hoy el debate dio parte de enfermo mediante su abogado, Diego del Corral, lo que obligó al tribunal a pasar a un cuarto intermedio, ordenar su comparecencia y hacer que un médico judicial constatara su estado de salud.

Además de implicar directamente a Piñeyro en el hecho, William denunció que éste le hizo una falsa denuncia por amenazas cuando supo que lo había escuchado hacer esa confesión y lo delató ante la Justicia.

Durante su declaración ante los jueces, William incurrió en lo que los jueces consideraron una «contradicción» cuando realizó una exposición sobre llamados mediante un nextel que supuestamente utilizó poco antes del crimen de Acro.

Es que William presentó como prueba de su inocencia un listado de comunicaciones vía nextel que mantuvo el día del crimen con el objeto de desacreditar a otro imputado, a pesar de que durante la instrucción de la causa había negado tener un aparato de esas características.

Cuando el tribunal le hizo notar la contradicción, el acusado se limitó a decir que al declarar en la instrucción había negado muchas cosas porque no las recordaba bien y que ahora, tras haber tenido tiempo de revisarlas, podía aportar más detalles.

Finalmente, William insistió en que por ser el más joven del grupo nunca fue líder ni instigador del hecho, al tiempo que cuestionó el desempeño judicial de primera instancia al considerar «llamativo» el hecho de que por un crimen haya 17 acusados.

Al respecto, ironizó que si por el crimen del ex presidente norteamericano John Kennedy hubo un acusado, le resultaba «una broma de mal gusto» que por el de Acro hubiera 17.

Al finalizar la declaración de William, el tribunal pasó a un cuarto intermedio para luego escuchar al acusado Martín «Pluto» Lococo, también acusado de ser el instigador junto a los hermanos Schlenker del homicidio de Acro.

Además están siendo juzgados Piñeyro, Pablo «Cucaracha» Girón, Ariel «Colo» Luna, y Rubén «Oveja» Pintos.

Los siete están imputados del delito de «homicidio calificado por el concurso premeditado de dos o más personas» y «tentativa de homicidio», ya que en el mismo episodio resultó herido de bala Osvaldo Matera.

Luna está acusado también por el delito de «portación de un arma de uso civil» y Girón será juzgado por «resistencia a la autoridad».

De los siete imputados, sólo Girón, Luna y Pintos llegan detenidos al debate oral.

El ataque a Acro ocurrió cerca de las 23 del 6 de agosto de 2007 en la esquina de Bauness y Cullen, en Villa Urquiza, cuando el hincha se retiraba de un gimnasio junto a su amigo Matera.

Ambos fueron emboscados por varios jóvenes que bajaron de un Fiat Uno y les dispararon al menos cuatro balazos y huyeron.

El hincha «millonario» recibió dos tiros en la cabeza y uno en la pierna izquierda y murió el 9 de agosto en el hospital Pirovano, donde había sido internado.

Desde un principio, los investigadores sospecharon que se había tratado de un episodio más de la violenta interna de «Los Borrachos del Tablón», una de las dos facciones que se disputaban el poder de la barrabrava millonaria, opuesta a la liderada por Adrián Rousseau y que integraba Acro.Por Luis Sangiorgio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.