El tiempo - Tutiempo.net

INSEGURIDAD: La prioridad de Nilda Garré es el contol de las calles para que la sociedad perciba una rápida disminución del crimen

Publicación: 21/12/2010

El control de las calles es la prioridad en la agenda de la ministra de Seguridad, Nilda Garré. Quienes estuvieron cerca de la funcionaria en los últimos días afirman que resolver los problemas de coyuntura aparece en sus ideas antes que las reformas estructurales del sistema policial. Estas últimas aparecerán durante su gestión, pero sus […]

El control de las calles es la prioridad en la agenda de la ministra de Seguridad, Nilda Garré. Quienes estuvieron cerca de la funcionaria en los últimos días afirman que resolver los problemas de coyuntura aparece en sus ideas antes que las reformas estructurales del sistema policial. Estas últimas aparecerán durante su gestión, pero sus colaboradores sólo empezaron a estudiar alternativas.

Por personalidad, su propia llegada a un ministerio creado a su medida ya provocó el cambio de “la autogestión policial” al control político de las acciones. Se indicó que manejará con rienda corta a la Policía Federal. Por eso llegó la directiva específica de no portar armas en las manifestaciones.

Fuentes del Ministerio de Seguridad dijeron que Garré marca en las conversaciones las diferencias entre este trabajo y el realizado, por el mismo equipo, en el Ministerio de Defensa. “Acá hay que hacer una fuerte gestión de la coyuntura”, les explicó la ministra a sus allegados. Garré estudiará “todas las propuestas” desarrolladas en los últimos años por teóricos y ex funcionarios vinculados con políticas de seguridad. Pero anticipa que no trabajará con un libro cerrado por otros.

No habrá, en consecuencia, medidas de shock en lo inmediato. Sí, una metodología de trabajo que dará la palabra final a las autoridades políticas en la dirección de la prevención del delito, financiamiento e investigaciones sobre las denuncias de maltrato o corrupción policial. Esas serán las columnas del plan de acción.

El golpe de efecto primario de pasar a retiro a once comisarios generales no tendrá en los próximos días réplicas en modificaciones en la estructura orgánica. De manera obvia, la lista de mandos y de jefes de comisarías que elevará como propuesta el comisario mayor Enrique Capdevilla provocará nuevos pases a retiro, pero el sistema de seguridad se mantendrá tal cual es hasta que la ministra defina su nueva forma entre las opciones disponibles. Al igual que ocurrió en Defensa, Garré ya pidió un análisis comparativo de la composición de otras policías en el exterior.

Del paso de Garré por Defensa, más de cinco años en el cargo, podrán extraerse claves de su forma de trabajo: cambios de fondo, pero con pasos lentos y seguros. Algo de eso habrá que esperar en seguridad, afirman quienes conocen el pensamiento actual de la ministra.
Primeros pasos

En tres áreas ya hay movimientos en el nuevo ministerio. Cristina Caamaño, fiscal en licencia y secretaria de Seguridad Interior, asumió el manejo cotidiano de las fuerzas. Esperan que su actividad le dé al puesto una visibilidad que no tuvo en los últimos años. Su posición apunta a atacar a mafias que derivan en delitos violentos contra las personas. En las últimas horas pidió informes sobre desarmaderos.

En la Secretaría de Planeamiento Estratégico, Gustavo Sibilla está abocado a estudiar los pormenores del presupuesto de las fuerzas de seguridad. A partir de allí se apunta a comprender qué es blanco y qué es negro en las finanzas policiales. Las reformas llegarán desde ese primordial conocimiento interno.

Por las manos de Ileana Arduino pasan en estas horas los legajos del personal. Realizó también esa tarea en Defensa. En la práctica, esta funcionaria estará encima de Asuntos Internos de la Policía Federal, la división que estudia las denuncias contra los propios agentes. Dará la definición política de los resultados de esas investigaciones.

Garré trabaja con el convencimiento de que las reformas deben ir de la mano de un resultado concreto visualizado por la sociedad.

A diferencia de lo sucedido en Defensa, en esta área hay un reclamo social permanente frente al aumento del delito. Por eso definió la ministra una estrategia de acción que no derive en los brazos caídos de las fuerzas policiales. El Acuerdo por la Seguridad Democrática, firmado por varias personalidades relacionadas con políticas de seguridad y partidos políticos, será tomado como una herramienta más a analizar, sin que resulte por eso la piedra fundacional de la gestión de Garré, confirmaron quienes conversaron con ella.Fte. por Daniel Gallo para la nacion.com.ar, textual

Deja una respuesta