EL MINISTERIO DE EDUCACIÓN DISEÑÓ UNA APLICACIÓN PARA DETECTAR ALUMNOS QUE FALTAN Y SALIR A BUSCARLOS

Publicación: 28/12/2017

Gobiernos provinciales y municipales han probado con distintas fórmulas para atraer a los adolescentes a las aulas, pero lo último viene de la mano de la tecnología: ahora, con una aplicación detectarán a los alumnos que están faltando

Que el abandono es uno de los grandes desafíos de la escuela secundaria ya es sabido. La Argentina es hoy uno de los países que más sufren la deserción escolar. Las últimas cifras disponibles indican que aquí apenas el 45% de los chicos termina la secundaria en tiempo y en forma; la otra mitad abandona o repite de año durante su paso por la secundaria, especialmente en los primeros dos años. Mil chicos por día deja la secundaria en la Argentina.

Gobiernos provinciales y municipales han probado con distintas fórmulas para atraer a los adolescentes a las aulas, pero lo último viene de la mano de la tecnología: ahora, con una aplicación detectarán a los alumnos que están faltando y luego, con esa información y la ayuda de un grupo de especialistas , saldrán a buscarlos a sus casas.El software fue desarrollado por técnicos del Ministerio de Educación nacional y empezará a aplicarse en marzo en 220 escuelas del Conurbano, donde se registra mayores índices de deserción en la escuela secundaria, de acuerdo a los registros oficiales. La aplicación será usada por los preceptores de las escuelas y funciona en cualquier tipo de dispositivo (móviles o una PC de escritorio), estará conectada a Internet y emitirá un alerta cada vez que un estudiante falte tres veces en una semana sin justificación.

Con una aplicación detectarán a los alumnos que faltan y saldrán a buscarlos

El programa “Asistiré”, para la retención de chicos de la secundaria, comenzará a funcionar el 5 de marzo, cuando empiezan las clases en Provincia. NESTOR GARCIA

Ese señal de alerta llegará al director de la escuela y a las autoridades y disparará un procedimiento tendiente a evitar que esas faltas sean el primer paso del abandono escolar. Cuando se dispare, un asistente social buscará al chico en la casa para ver los motivos de la falta. Visitará a la familia y determinará si el problema es pedagógico o más complejo.

“?

Un asistente social irá a la casa de la familia y determinará si el problema es pedagógico o más complejo

Si el problema es académico, intervendrá un psicopedagogo para acompañar la trayectoria educativa de ese chico. En cambio, si el problemas es “complejo” (violencia familiar, trabajo infantil, drogadicción, entre otros) convocarán a otras instituciones para que intervengan: Sedronar, Anses, Consejo del Niño, Niña y Adolescente, u otros, según corresponda a la problemática.

Con una aplicación detectarán a los alumnos que faltan y saldrán a buscarlos

Software del programa “Asistiré”

Habrá un “tablero de control” para seguir cada caso. “Empezaremos trabajando en primero y segundo año de la secundaria, donde se produce el mayor número de deserciones en la secundaria. Este es un plan piloto de acá al 2019”, explicó a Clarín Manuel Vidal, subsecretario de Enlace y Cooperación intersectorial e institucional del Ministerio de Edu

No alcanza con devolverlos al colegio, hay que hacerles un lugar

El programa se llama “Asistiré” y comenzará a funcionar el 5 de marzo (cuando empiezan las clases en Provincia), en las 220 escuelas piloto del Conurbano, ubicadas en 43 municipios.

Made with Flourish

Los especialistas consultados por Clarín apoyan el programa, porque consideran que el problema es urgente. Sin embargo, ponen el acento en “el día después”, luego de “recuperar” a los chicos. “¿Qué tiene preparado la escuela para volver a retenerlos?”, se preguntan.

“Hoy mil chicos abandonan la escuela por día. Por eso es indispensable un dispositivo de seguimiento y búsqueda de los chicos que abandonan, de detección temprana de problemas que puedan terminar en el abandono. Pero hacerlo en un piloto de 220 escuelas puede resultar irrelevante por la magnitud del problema”, dice Claudia Romero, directora del área de Educación de la Universidad Torcuato Di Tella.

Con una aplicación detectarán a los alumnos que faltan y saldrán a buscarlos

Software del programa “A

La Provincia decidió sacar de las aulas a los docentes que no tienen título

Y agrega: “La cuestión también es a qué escuela vuelven estos chicos. Si vuelven al mismo esquema escolar que dejaron, que abandonaron, nada de esto tiene sentido. Se requiere políticas de apoyo a la escolaridad. Es indispensable que la escuela incluya diversos formatos y alternativas de evaluación que sean capaces de generar interés y el sentido de la escuela para los chicos”.

Para Axel Rivas, director de la Escuela de Educación de la Universidad de San Andrés, “es un paso adelante que haya un programa para prevenir el abandono escolar, que es una problemática aguda en el Conur

Intentan hacer desde afuera lo que debería hacerse dentro de la escuela

“Hay tres dimensiones a observar: la detección, la búsqueda de la retención pero, lo más importante, es tener también un replanteo más pedagógico, que activen dispositivos de enseñanza distintos a los tradicionales que puedan albergar a todos los alumnos, trabajar en la diversidad, y que busque involucrar a los alumnos, hacerlos protagonistas, hacerlos sentir que la escuela es su lugar”, dice “Esas tres dimensiones tienen que ser pensadas en conjunto para que no sea una cuestión simplemente de traer a los chicos a un proyecto escolar que no termina de albergarlos. La dimensión pedagógica es la más compleja, la que lleva más tiempo y más políticas involucra”, agrega.

La estrategia “uno a uno”, de ir a buscar a los chicos que faltan, ya se viene aplicando en algunos distritos. como en la provincia de Santa Fe a través del plan “Vuelvo a Estudiar”; o en la Capital, mediante de llamados telefónicos a los padres de los alumnos que completaron la primaria pero al año siguiente no se anotaron en la secundaria (ver La estrategia…).

El software de Asistiré fue diseñado por técnicos del Ministerio de Educación nacional y presentado en la última reunión del Consejo Federal de Educación, a donde asisten los ministros de educación de todos los distritos. Cualquiera puede usarlo, pero por ahora solo mostró un interés concreto la provincia de Buenos Aires, dicen los func

Polémica por una sede universitaria que costó 200 millones de pesos y no se usa

La Rioja y Santiago del Estero podrían ser las próximas provincias en utilizarlo. Para aquellas escuelas que no tengan conectividad, se prevé entregar una conexión 3G portátil.

Cómo funciona el sistema

1. Tomar lista. Los preceptores ingresan en la aplicación. Seleccionan el curso. A cada alumno le asignan presente, ausente o media falta.

Con una aplicación detectarán a los alumnos que faltan y saldrán a buscarlos

Asisitiré.

2. Justificación de la falta. En caso de ausencias se debe poner el motivo. Hay opciones como enfermedad, clima, entre otros.

Con una aplicación detectarán a los alumnos que faltan y saldrán a buscarlos

Asisitiré.

3. Alertas. Ante tres faltas injustificadas en una semana se lanza una señal de alerta. Cambia de color según la cantidad de días de inasistencias.

Con una aplicación detectarán a los alumnos que faltan y saldrán a buscarlos

Asisitiré.

4. Tablero de control. Muestra en tiempo real toda la información de las inasistencias de una escuela, por día, semana, mes y año.

Con una aplicación detectarán a los alumnos que faltan y saldrán a buscarlos

Asisitiré.

?

La estrategia de ir casa por casa ya se aplica en algunos distritos

Lo más nuevo del programa “Asisitiré”, que presentó el Ministerio de Educación, es la aplicación que permite seguir “en tiempo real” las asistencias e inasistencias de los alumnos. Sin embargo, la estrategia “uno a uno”, de ir a buscar a los chicos que faltan, ya se aplica en algunos distritos.

Con una aplicación detectarán a los alumnos que faltan y saldrán a buscarlos

Programa “Vuelvo a Estudiar” en Santa Fe.

El plan “Vuelvo a Estudiar”, de la provincia de Santa Fe, es citado por los especialistas como uno de los más exitosos y a los que más conviene prestarle atención. Desde 2013, ese plan busca traccionar hacia las aulas a jóvenes y adultos que no concluyeron sus estudios secundarios. “Más de 15 mil jóvenes fueron reescolarizados desde que se inició el programa”, dijo la ministra de Educación de Santa Fe, Claudia Balagué.

El plan cuenta con equipos interdisciplinarios de la provincia que, junto con los municipios y comunas, buscan casa por casa a las personas que no terminaron la escuela secundaria. Una vez identificados, se diseña una estrategia que les permita volver a estudiar. Al mismo tiempo, las escuelas generan un “espacio motivador”, y trayectorias educativas que atienden especialmente la realidad de cada alumnos.

“Es el programa más interesante y exitoso que hemos tenido en la Argentina para reducir el abandono -dice Axel Rivas, de la Universidad de San Andrés-. Se armó un equipo muy sólido, que estudia el problema, que va a las casas a buscar a los alumnos que abandonaron, que tienen una visión clara sobre qué tienen que plantearle a los alumnos. Esto generó un diálogo con las escuelas sobre cómo encontrar nuevos mecanismos de recuperación de alumnos, y apertura de posiciones para prevenir el abandono”.

Con una aplicación detectarán a los alumnos que faltan y saldrán a buscarlos

Programa “Vuelvo a Estudiar” en Santa Fe.

En la ciudad de Buenos Aires también buscan a alumnos que dejaron el colegio. Desde 2013, el Ministerio de Educación llama por teléfono a los padres de los alumnos que completaron la primaria pero al año siguiente no se anotaron en la secundaria.

“Contamos con un equipo de Promotores de Educación que se acerca a las casas de los alumnos con ausentismo reiterado y/o prolongado. Trabajan con las escuelas y las familias. Y con profesionales de apoyo para generar las mejores condiciones para recibir a los alumnos un vez que vuelven a la escuela”, dijeron fuentes del Ministerio de educación porteño.

La deserción, uno de los principales desafíos de la secundaria en la Argentina

Este año se habló mucho de la crisis de la secundaria y de la necesidad de una reforma. Pero si hay algo que muestra a las claras la magnitud del problema son las cifras del abandono escolar. En la Argentina hay unos 4 millones de alumnos en la escuela media, y el 9,90% abandona, según el Ministerio de Educación nacional. Esto sería algo así como unos 400.000 al año o unos mil por día.

Casi la mitad de los chicos (el 45%) que empieza la escuela media no la termina, de acuerdo a cifras de Unicef. La mayoría deja entre el primer y segundo año de la secundaria. Es que uno de cada tres repite durante esos “años filtro”, mientras que los que siguen y estudian con sobreedad tienen seis veces más probabilidades de abandonar. De acuerdo con el último censo, la cobertura escolar pasó del 96,7% a los 14 años, al 81,8% desde los 15. La mayoría de los que llega a 4° año logra terminar la escuela secundaria. Unicef estima que en la Argentina hoy hay medio millón de adolescentes fuera de la escuela.

Tres de cada 10 chicos que están en la secundaria (el 34,23%) hoy tiene sobreedad y esto se debe principalmente al alto nivel de repitencia (un 9,05% en la secundaria), y también a diversas interrupciones durante la trayectoria escolar de los adolescentes La repitencia y el abandono impactan principalmente en los adolescentes de los sectores más vulnerables. Un informe de la Universidad de Belgrano, que utilizó datos oficiales, mostró que en el Conurbano boanerense de casi 130 mil chicos que entraron a primer grado en 2001, menos de 30 mil terminaron la secundaria en 2012 (el año que correspondía). Quedaron en el camino casi 100 mil, es decir, el 80%.

Unicef y del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación hicieron un relevamiento entre adolescentes de entre 15 y 17 años para ver por qué abandonaron la escuela. El 14% fue por ingreso al mercado laboral, el 11,3% por situación de embarazo o de cuidado de algún hermano/hijo menor; el 8,8% por dificultades económicas para sostener la cursada. El 29,6% afirmó haber abandonado al escuela “por no considerarla necesaria o por no gustarle”.

Esto sucede aún cuando en nuestro país la secundaria es obligatoria desde 2006, tras la sanción de la ley de Educación. Once años después, este derecho no se cumple. Si bien es cierto que en los últimos años la matrícula creció y entraron más chicos al sistema, también lo es que el colegio no supo retenerlos. Un 40% de los chicos que van hoy a la secundaria son primera generación en ese nivel (sus padres nunca fueron a la secundaria) y el colegio parece no estar preparado para contenerlos.

Los especialistas afirman que la secundaria tiene que adaptar sus formatos a esa gran parte de la población que hoy no le encuentra sentido.FTE. Textual Clarín.com

Deja un comentario